Las pensiones, arma arrojadiza entre el Gobierno central y la Generalitat