Una monja y una joven con reciente mayoría de edad, testigos de la jornada electoral