Lo que el ojo no vio de la moción de censura