Íñigo de Barrón, periodista: “Blesa nunca pareció una persona deprimida”