Rajoy pide testificar por videoconferencia y Twitter se acuerda del plasma