Màxim Huerta toma posesión de su cargo y ataja la polémica por sus tuits sobre el deporte