Margallo propone que las pensiones se consideren un derecho como tal y no una expectativa de derecho