Cientos de manifestantes rodean un hotel en el que se alojaban policías enviados a Cataluña