Un Dos de Mayo de contrastes: la protesta de las mujeres a 180 metros y un cordón policial de los actos políticos