Pablo González habla de “compensaciones” y no le consta que hubiera comisiones o mordidas