La exhumación de los hermanos Lapeña, autorizada hace un año, sigue paralizada