Jornadas interminables a 2 euros la hora: así es la situación de ‘las kellys’ del calzado