Javier Ruiz y Carme Chaparro se ríen del lío de las sillas