La anónima que cambió el curso del juicio