Ignacio González, en el módulo de estudiantes de prisión