Las condiciones en las que viven algunos agentes enviados a Cataluña