Los gestos de la maratoniana sesión en la que el Parlament de Cataluña aprobó la ley del referéndum