Nuevo máximo anual de los carburantes, que en 2018 han subido casi un 8%