Bancaria, soberana y popular, analizamos la factura del 1 de octubre