Un permiso de cuatro horas y día no lectivo, las claves de unas elecciones en jornada laboral