El 'clásico' más político