El análisis de 'LM4': Crespo 'canta' y se suceden las reacciones