¿Tiene un precio denunciar la corrupción?