El colegio Ramón Llull de Barcelona, punto simbólico de protestas