Cifuentes, invitada a un acto en noviembre, reconoce que podría no ser presidenta entonces: “Me temo que no está en mi mano”