Puigdemont, Junqueras y Arrimadas, tres presidenciables y un laberíntico futuro