Cassandra: “Se me persigue por bromear mientras otros amenazan y no les pasa nada”