Muros derribados y tejados levantados: los efectos de la borrasca Gisele