Un bloque aterrorizado, en Portugalete