La comparecencia de Bárcenas: Muchos silencios, una notita y dos dardos