Un bar de Ávila exhibe ornamentos franquistas en su fachada y platos como “chorizos rojos”