La tensión aumenta con las banderas