Las autoridades británicas confirman que la explosión en el metro es un acto terrorista