Las tristes similitudes que comparte el atentado de Barcelona con el 11-M