El alquiler turístico más insólito: una caravana aparcada en un parking