Un fondo buitre obliga a los vecinos de 33 viviendas de Lavapiés a dejar sus casas