El Rey Felipe VI cancela su agenda pública para seguir la situación