José Bretón es el principal sospechoso