En Girona y Sabadell ya se ha retirado la bandera española de algunos edificios