Doña Letizia y Doña Sofía, cuando las dos reinas se llevaban bien