Los pensionistas pierden un 2.75% de poder adquisitivo