Ana Isabel, con dos hijas, tiene que pedir ayuda pese a tener trabajo