La corrupción ha perjudicado al PP hasta hacerle perder un 30% de sus votantes