La entrevista a O. López, a la carta