Se demuestra que el Banco de España sabía que la salida a bolsa de Bankia no era viable