España se sitúa a la cabeza del desempleo juvenil en Europa: un 39,6%