El viaje del rey emérito a Cuba suscita la polémica