Los empleados de los 'Call Centers' reivindican sus malas condiciones