La muerte de Barberá tambalea el pacto anticorrupción que acabó con su carrera