Alberto Garzón tampoco hubiera guardado el minuto de silencio en el Senado